Como Cultivar Tu Propio Bonsái

Cultivar tu propio bonsái, y mantener no es una tarea imposible de realizar ya que cualquier persona, lo puede hacer eso si requiere de muchas paciencia y dedicación en la educación del bonsái, ya que es el árbol el que hace todo el trabajo, crecer y madurar en un medio artificial rígido por un ser humano, que como tal cometemos errores o equivocaciones, por nuestra ansiedades.

A lo largo del cultivo, las plantas mas comunes, esas que nacen por azar en una maceta o al costado de los caminos, o con un poco de paciencia y amor se pueden convertirse en una obra de arte, en lo que respeta a la edad, te diré los caminos que acortan el tiempo y permiten que árboles jóvenes luzcan como ejemplares añosos.

El objetivo es mostrar y difundir que cultivar tu propio bonsái ya que un arte lleno de vida y porque llega al corazón de cualquier persona, y que no es exclusivo de la cultura japonesa, si deseas cultivar tu propio bonsái, los que debe tener en cuenta es al cultivar, es la importancia y la concentración de uno y el pensamiento para ver la obra.

Además es fundamental conocer la esencia de la planta para que a merced de la inspiración, que las manos se muevan al ritmo que marca el espíritu, la única regla que debe respetarse a ultranza es mantener la forma que la planta tendría en su habitad natural y recordar que la naturaleza no sigue normas fijas.

Porque aferrarse estrictamente a los códigos que regulan cada uno de los estilos, nos permitirá lograr un bonsái técnicamente perfecto, pero sin vida. Ya que la misión es ser un gran artista no es copiar lo que ve, sino recrear la obra, debe tener un habito de vida, en su periodo de educación del bonsái, llamado seishi.

Es aquel en el que se le da forma al árbol mediante la poda, las hojas y las ramas, la forma del bonsái, se obtiene no solo con la poda, sino también mediante la aplicación de alambres retorcidos de diverso modo en torno al tronco. Además en caso de que se quiera robustecer el tronco en la base para conferirle un aspecto más antiguo.

Se ata un hilo de aluminio algo por encima del nivel del suelo, de modo que la porción inmediatamente superior se hinche y aumente de tamaño, y se produzca un engrosamiento en la base y así a disfrutar de un bonsái más añejo.


Conocimiento: al arte del bonsái


Para desarrollar con plenitud el arte del bonsái es necesario tener conocimientos básicos de botánica, horticultura y por supuesto, tener amor y entusiasmo al arte para crear las técnicas típicas del bonsái, que es el conjunto de estos conocimientos, ya que muchas veces resulta difícil querer multiplicar a toda costa por uno mismo las plantas destinadas al cultivo por eso debemos recurrir al conocimiento del arte del bonsái.


Todo esto comprende solo una parte de las técnicas del arte, existen otros aspectos del bonsái que tienen que ver con lo espiritual, con un modo de vida y forma en que el ser humano se relaciona con la naturaleza, se puede mencionar, por ejemplo el transmite cada obra desarrollada, su técnica mas el desarrollo de ciertas virtudes propias de ser quien lo cultiva con paciencia, tolerancia, perseverancia, muy involucrado.


La profundización del conocimiento de este arte de la naturaleza, ya que se integra a la sensibilidad humana, además el bonsái son árboles o arbustos, logrando así por las manos del hombre, expresarse completamente la belleza y la armonía y el volumen, convirtiéndolo así en miniaturas, ya que un arte tradicional y milenario desarrollados y que forma parte de la cultura y vida cotidianas al arte del bonsái son los japoneses.



Cuyos éxitos es interpretar la naturaleza y hacer así lo mejor que aprendamos de su sabiduría que nos regala por eso todos somos responsables de cuidarla, y si te dejo enseñanza al leer este articulo póntelo en práctica.      

Como es el desarrollo del bonsái.

Un bonsái es un pequeño, árbol de forma extravagante y atractivo, de acuerdo a la técnica elegida para su cultivo, y desarrollo y su formación en su maceta correspondiente donde va adquiriendo con los años la belleza, y armonía.

Que nos tramite una profunda paz a pesar, de su tamaño, además nos trasmite el espíritu natural, de su propia especie, que debe ser siempre admirado en todo su componente.

Por su fuerza, que posee en el color de sus hojas, en la formación de su tronco, en sus ramas, y sus raíces sobre piedras es decir, como el desarrollo del bonsáis dándole la técnica que uno a prendido, a trabajar sobre el árbol en miniatura.

Ya que trasmite, mucho amor y pasión hacia el arte del bonsái, porque cada persona recorre el camino y su modo de expresión, para su profesión, por eso cuando hayas alcanzado la profesión, de la técnica como artista debes desprenderte, de ella para que la obra, del arte del bonsái surja, espontáneamente como un creador.

Ya que nace una interrelación, entre la planta y su educado, del desarrollo del bonsái, con los años va convirtiéndose en un hermoso ejemplar, de su especie. En continua evolución, en el que debe conservarse el carácter y espíritu del árbol, sin olvidar su esencia, ya que con los años, esta obra, que no está muerta, al ser un elemento que va en crecimiento y dando un proceso que implica un prendimiento diferente, técnicas, de modelar el bonsái, además el saber más en el conocimiento, en el mundo de la jardinería.


El agua y los suelos: (su fertilidad)

                                                                              
El agua es un elemento importante en los suelos, ya que en ellas se disuelven los nutrientes para que puedan ser absorbidos por las raíces de las plantas, es también necesario para la germinación de las semillas porque ablanda el tegumento o capa externa que lo cubre, dejando crecer las plántulas.


La cantidad de lluvias que cae sobre la superficie del suelo varía según las distintas regiones del planeta, ya que algunas zonas son lluviosas, con abundantes ríos y lagos, en consecuencia la atmósfera esta cargada de humedad, estas características son propias de las zonas tropicales y subtropicales que se distribuyen a lo largo del Ecuador.


Donde además, la radiación del sol es intenso todo el año, la disponibilidad del agua, la humedad, el calor favorecen el crecimiento de las plantas, en las regiones templadas las lluvias se producen en determinado períodos del año y las diferencias de temperaturas son mas marcadas, según la estaciones, se observa un mayor desarrollo de los cultivos, a partir de la primavera y el verano.


En las regiones más alejados del agua y los suelos, fertilidad del Ecuador y mas cercanos a los polos, la temperatura son bajas casi son menos caudalosas, es decir, tienen menos aguas, en invierno pueden llegar a congelarse. La vegetación, está representada por pocas especies, muy adaptadas a las condiciones inhóspitas.



En las regiones desérticas o semidesérticas donde escasea el agua, se desarrollan unas vegetaciones escasas de plantas, existen los cactus, que tienen tallos carnosos donde almacenan el agua, las hojas pequeñas como espinas para evitar las pérdidas del agua por transpiración, también existe el espinillo.

El Campo

Unos días de  campo, cuánto aire puro tienes, cuánto plantas verdes tienes te da la impresión de que el campo, la naturaleza está protegida, sin embargo hay actividades rurales que también pueden deteriorar el ambiente del ecosistema rural preguntándote la contaminación del suelo, donde la cuál obtenemos muchos de nuestros alimentos que consumimos de nuestro campo.


Sin embargo el peligro a lo que esta expuesto el suelo son a veces la tala de árboles o incendian bosques para conseguir tierras donde cultivar o para extraer maderas, entre otras cosas de nuestro campo es así que el suelo quedan desnudos sin protección contra el vientos y lluvias y así se desgastan, con el tiempo esos suelos pierden sus nutrientes como ser nitrógeno, fósforo, potasio y los micro elementos y es así que se vuelven inútiles para cualquier actividad.


Por eso la de forestación es unos de los problemas que afectan el medio ambiente en el que vivimos, el suelo, también corre peligro cuándo se realiza el monocultivo es decir cuando se hace una misma cosecha durante mucho tiempo y no se lo deja descansar o no se hace rotación de cosechas en este caso, el suelo se agota y deja de ser fértil, también el suelo es maltratado cuando se utiliza productos químicos como ser el pesticida  (para eliminar plagas de los cultivos.)



Fertilizantes: para aumentar el crecimiento de las plantas y mejorar la producción ya que estas sustancias son absorbidas por el suelo y que permanecen en el, también en nuestro campo se practica el sobre pastoreo es decir cuando se cría mas cantidad de animales de lo que corresponde donde le permite alimentarse
Una forma de proteger el suelo es mediante la llamada producción orgánica esta cosecha se realiza sin utilizar fertilizante o plaguicida.



Sino todo lo contrario para aumentar el nivel de materia orgánica en los suelos de nuestros campos, esto se logra haciendo camas de hojas, pastos, restos de cocinas, estiércoles, cenizas, vegetales verdes, todos estos elementos podemos utilizar haciendo pequeños compost en un lugar de la casa para se descompongan trasformándose en humus, ya que el material orgánico producen muchos beneficios, al suelo del Campo como ser.
-Mejora la tierra haciendo más esponjosa y aireada.
-Ayuda retener agua (muy interesantes en suelos arenosos)
-Favorece la vida microbiana del suelo.

-Suministra nutrientes a medida que se descomponen la materia orgánica como ser nitrógeno, potasio etc.

El Espíritu Del Bonsái

La primera referencia histórica del bonsái data del año 1309, en un pergamino de Takane  Takashina, llamado Kasuga- gongengenki, que es una pintura de un arbolito en una maceta. Aunque también se habla de un monje budista, Honen Shonin, que vivió entre 1113 y 1212, quien era entusiasta del bonsái y que aparece en algunos pergaminos mostrando su colección.
Hay autores que se refieren a un altar budista del siglo XIV en el cual encontraron motivos de decoración relativos al bonsái, el cual era considerado como algo digno; a la naturaleza que, tanto en el budismo como en el sintoísmo, era tomada como un objeto de reverencia.
Pero además hay testimonios más antiguos, los que fueron descubiertos por arqueólogos en 1971, en la provincia china de Shansi, en la tumba del príncipe Zhang Huai, quien murió en el año 705 d.C. y que pertenecía a la dinastía Tang.

Para conocer y entender el espíritu del bonsái, esta palabra debe separarse en bon- que significa bandeja o maceta, sai árbol o planta pero la traducción literal no alcanza para definir su espíritu. Podríamos decir que un bonsái es un árbol o un arbusto en miniatura, la forma estilizada de un árbol silvestre, una planta que soportó los embates del viento y las lluvias.

Creció entre las rocas y fue adaptada  sus raíces en búsquedas de los nutrientes que necesita para  sobrevivir. Para quienes desconocen el arte del bonsái, los preconceptos  están a la orden del día, algunos creen que es un árbol mutilado y hambriento, mientras otros piensan que es el fruto de extrañas manipulaciones genéticas, pero por suerte son muchos más los hombres que ven en el bonsái una verdadera obra de arte.